Hello, World!

Cuando se empieza a aprender una tecnología o un nuevo lenguaje de programación, es muy común comenzar por un ejemplo mínimo con el que el se pueda realizar una tarea simple. Normalmente, este tipo de ejemplos mínimos consisten en mostrar la cadena "Hello, World!" ("¡Hola, Mundo!") por pantalla. Son tan comunes estos programas que es muy habitual conocerlos como helloworlds o holamundos. Por ejemplo, es común encontrarse situaciones en conversaciones especializadas donde se escuchan los siguientes ejemplos:

¿Me puedes enseñar cómo es el holamundo de este lenguaje?

El ejemplo es como un holamundo, pero además se conecta a internet.

El concepto de holamundo va más allá. También se aplica para aquellos lenguajes o tecnologías donde ni siquiera hay una pantalla para leer el mensaje en cuestión. Por ejemplo, en un microcontrolador como en el que se incluye en Arduino. En este caso, el holamundo suele consistir en, por ejemplo, hacer parpadear un LED. En definitiva, se trata de mostrar un ejemplo mínimo en el que ocurra algo de interactividad con el usuario, por muy básica que ésta sea.

Como suele pasar muchas veces en el mundo de la programación, si algo se hace popular se exprime al máximo. Con los holamundo ha ocurrido lo mismo. La web helloworldcollection.de recoge los holamundo en prácticamente todos los lenguajes de programación. Algunos son muy sorprendentes.

¿Y por qué "Hola, Mundo" y no otra cosa? Simplemente, "hola!" o "probando, probando. 1, 2, 3...". Parece ser que el origen está en uno de los libros de programación más importantes de la historia: The C Programming Language (El lenguaje de programación C), también conocido como el Kernighan y Ritchie por sus autores. Este libro incluía un holamundo de su versión anterior (el lenguaje B), esta vez mejorado. Además, la cadena exacta era "hello, world" aunque ha ido variando con el tiempo incluyendo el símbolo ! en muchas ocasiones. Este es el ejemplo en C que se presentó en el libro (el carácter \n denota una nueva línea):

int main() {
    printf("hello, world\n");
}

Pero, ¿por qué "hello, world" exactamente? ¿Qué querían decir con ello? Bueno, esto no está tan claro. Es posible que se utilizara para ilustrar un ejemplo con una cadena más larga que simplemente "hi!". Pero, ¿por qué mundo y no pepito? Habría que preguntar a sus autores. Quizás no habría ninguna intención y todo fue fruto de la casualidad y del momento.

A mi me gusta pensar que un holamundo te ayuda a asomarte a una nueva parcela del conocimiento tecnológico. Lo veo como un saludo desde una parte a la que hasta el momento no teníamos acceso: “¡Hola, mundo! ¡Estoy aquí! ¡Lo he conseguido! ¡Y funciona!”. La sensación que se experimenta cuando se es realmente capaz de hacer funcionar un holamundo en una tecnología completamente desconocida es como llegar a un mundo nuevo. De repente, lo que antes parecía magia o “cosa de unos pocos” ya no lo es.

Este año comenzamos qbit Academy , una academia de programación y robótica donde se puede aprender una de las habilidades más importantes de la actualidad para cualquier ciudadano o ciudadana: la autonomía tecnológica. Ya no sólo porque sea una habilidad extremadamente valorada en el mercado laboral, sino que nos hace libres entender y utilizar responsablemente la tecnología, y no que la tecnología nos utilice a nosotros. Los límites los ponen tus sueños. Prográmalos.



¡Hola, Mundo! - El equipo de qbit Academy